Ser padre es cuidar, criar, querer, educar, mimar, besar, reír, llorar, disfrutar, sufrir, pelear, gozar, emocionarse, abrazar, soltar. Ser padre es darte cuenta que ellos pasan por delante tuyo. Que darías tu vida por ellos. Ser padre es trabajar lo justo para disfrutar lo máximo. Ser padre no es sacrificarse, porque un sacrificio implica renunciar a cosas que quieres. Y si tienes suerte de que haya una madre o otro padre a tu lado, esa felicidad es compartida, como todo lo que implica ser padre (o madre) debe ser. Si eres PADRE (con todas sus letras) haces lo que quieres y debes hacer.

Si para ti estar con tus hijos es una carga, «te toca», te bloquea, te limita… Si para ti tus hijos te impiden realizarte como persona, no te dejan progresar laboralmente, no te permiten hacer todo el deporte que querrías, ver a tus amigos, salir de noche como hacías antes… Si el rato que estás con ellos aprovechas para mandar fototetas a los grupos de whatsapp, mirar y remirar facebook y de vez en cuando colgar una foto para que todo el mundo vea lo buen padre que eres…

Y TU QUE HACES?