Hoy ha habido tetas en el congreso de los diputados… por fin! Algo diferente a los habituales cojones y su carga de testosterona que se ven en política… los que llevan al “Y tu más” que viene siendo el único argumento válido estos días para demostrar que los otros son peores que tú.

No eran las de Femen, que también estuvieron hace un tiempo pero por motivos distintos. Las tetas en cuestión eran de una diputada mientras alimentaba a su hijo. Por desgracia, el entorno seguía con la carga de testosterona habitual; así, sus allegados políticos han aplaudido su acción y han reivindicado que la conciliación está lejos de ser la necesaria en este país. Y sus contrarios le han recriminado que no dejara al bebé con su niñera o en la guardería del congreso (quizás para alimentarla le dejarían estar en la sesión del congreso con el sacaleches).

Fuera del congreso, las opiniones se dividen entre:

OLÉ TU por dar visibilidad a el problema de la (no) conciliación familiar
POSTUREO por hacer lo que sea para salir en las noticias

Luego están las opiniones sobre las opiniones… “este es un machista por decir que xxx”, “esta va de feminista pero la critica”… el rizo rizado vaya.

En el otro extremo de la galaxia, en breve mi mujer va a tener que reincoporarse al trabajo llevándose con ella nuestro bebé de 2 meses, pues su socia en la empresa está a punto de dar a luz y alguien tiene que estar ahí. Es un centro de actividades para familias y niños en nuestro barrio. A nadie le extrañará, nadie la criticará ni la aplaudirá.

Si has llegado hasta aquí, quizás esperes mi opinión del tema… aquí la tienes:

Es triste que una madre tenga que reincorporarse a su puesto de trabajo a las 16 semanas de dar a luz.
Es patético que el padre o otro progenitor sólo pueda estar con ellos los primeros 13 días.
Es inmoral que el estado sólo te garantice la educación pública a partir de los 3 años de tu hijo.
Me parece genial que Carolina pueda llevarse a su hijo al congreso y darle el pecho mientras desempeña su trabajo.
Me encanta que esto levante y ponga voz de nuevo sobre el precario estado de la conciliación familiar en nuestro país.
Me duele ver que incluso en estos temas se aproveche para hacer politiqueo del barato y sucio.
Comparto que tiene una parte de postureo, pero incluso con eso, la aplaudo.