Niños emprendedores

Este es su blog, el blog de dos Almunis, que con su permiso, me dejarán añadir los Almunis inquietos, despiertos y atentos a todo lo que ocurre a su alrededor, implicados y aplicados, pero sobretodo, amantes de aquello que hacen y con aquellos con quien comparten.

Creo que ya iba siendo hora de que alguien hablara de ellos (que no sean ellos mismos, vaya), porque si leéis este blog, podéis ver que son “niños emprendedores”, pero en verdad…son mucho más. Y os preguntareis ¿y tú que tienes que ver con ellos? Yo afortunada tuve la suerte de cruzarme un sábado noche con Almuni R. hace ya casi 5 años, y des de entonces no he parado de vivir mil y una cosas tanto con el como con Almuni P y su tropa (R. & P. G.) y el resto de Almunis que componen esta gran familia.

Después de 5 años compartiendo con ellos, y después de bastante tiempo pensando que les debo unas palabras con tantos hospitales de por medio (otro día, esa historia quizás) he pensado que no hay mejor manera de hacerlo que utilizando su blog, y mostrando un poco más de estos “niños emprendedores”, porque creo que os perdéis muchas más facetas que tienen.

Realmente, ¿quién son? Bajo mi punto de vista, dos niños grandes (por dentro y por fuera) que emprenden todo lo que hacen, si, y hacen todo y más para emprender cosas y aventuras nuevas, y esas ganas de hacer, de vivir, de aprender… se acaba contagiando. Se contagian muchas otras cosas, como su sentido del humor peculiar o su despiste general, pero también saben contagiar la alegría por las cosas más mínimas como una sonrisa de buenos días (que estoy segura que hay de esas en casa de Almuni P. también), contagian las ganas de aventura, sea una aventura cambiando pañales al pequeño P. (aunque ya más grande de lo que nos gustaría a todos) o a la pequeña G. (que cada día está más despierta) o simplemente poniendo toda la vida en dos maletas de Vueling de 23kg y un par de trolleis.

Seguramente si leéis estas palabras podéis pensar que no soy imparcial, pero creerme, lo soy y mucho. Yo elegí a un emprendedor, apasionado y feliz Almuni, sin nada ni nadie que me obligara, únicamente por aquello que es, que fue y que será, por su mente inquieta e incansable, que cada día se levanta con ganas de más (y no nos engañemos, algunos días malos en que esas ganas no están, he aprendido a ser la “almuni suplente” que necesita). De rebote tuve la suerte de llevarme a un pack entero de Almunis & CO, que comparten esta aventura día a día, simplemente porque ellos tienen algo único que no tiene nadie más.

Espero que con mis palabras hayáis podido entender un poco más este par de mentes emprendedoras, que les encanta jugar, pero sobretodo, un par de increíbles personas.

Gracias por dejarme ser parte de vuestras vidas.

M.