Palabra de Pau

Padre de dos. Bloguero. Podcastero. Tuitero.

La Nancy youtuber

Papá quiero ser Youtuber #PalabradePau

«Nancy lanzó el año pasado la Nancy Youtuber»

Mi primera reacción ha sido de rechazo… ¿una muñeca youtuber? ¿Esto es lo que queremos enseñarles a nuestras hijas? ¿Esta va a ser su mayor aspiración en la vida? Postureo, venderse al mejor postor, enseñar toda su vida en las redes sociales… por supuesto que no. Eso es machista, fomenta en ellas el ser una mujer objeto.

Pero últimamente me ha dado por pensar las cosas dos veces. Ponerme en el lado opuesto de mi primer pensamiento e ir un poco más allá. Y después de hacerlo veo la Nancy Youtuber cómo algo bueno. Aviso a los que me conocen: #ModoIrónicoOFF a partir de ahora, lo digo totalmente en serio.

Hace años, cuando yo era pequeño, aspirábamos a ser médicos, astronautas, futbolistas o cantantes. Profesiones que teníamos a mano, que conocíamos y por lo tanto entendíamos y podíamos “aspirar” a ellas. Seguro que por en tu mente, al leer «médicos, astronautas, futbolistas o cantantes» has pensado “Médico y Astronauta bien – Futbolista y cantante mal”. Voy a ello:

“Futbolista y cantante mal, porque los niños sólo lo quieren por la fama, por el dinero y por ser famoso. Los niños que quieren serlo se quedan en la superficie y no ven lo mucho que hay que trabajar para llegar a ello. No son conscientes de las horas y horas de entreno, de partidos, de clases de canto o de solfeo. No son conscientes de que sólo unos pocos lo logran”.

Y que pasa, ¿que todos los niños que quieren ser médicos o astronautas conocen en profundidad que significa serlo? ¿Todos esos niños son conscientes de las horas y horas de estudios, del MIR, de las guardias interminables o del entrenamiento al que se someten los astronautas? ¿Y además, nos todos esos niños que desean ser médico o astronauta llegarán a serlo en algún momento?

Ah claro, pero ser Youtuber es mal, requetemal. Está en el pozo de la clasificación de profesiones:

  1. –        en primer lugar, Médico y Astronauta: has aprendido a salvar vidas o a explorar el espacio.
  2. –        en segundo lugar, Futbolista y Cantante: dedicas tu vida al deporte o creas arte de la nada.
  3. –        pero un Youtuber nace de la nada, no ha hecho nada para merecer lo que tiene.

Si ser un youtuber de éxito es tan fácil, amigue mie, ¡¡HAZLO TÚ!!

Empieza por pensar contenido que sea interesante. Piénsalo, escríbelo, hazlo coherente con todo lo demás que has escrito. Busca evidencia de las cosas que afirmas. Documéntate. Hazlo.

Luego, crea el contenido. Piensa el plano, el enfoque. Háblale a tu teléfono sabiendo que lo van a ver cientos de miles de personas y hazlo de una manera que enganche, que resuene con la gente a la que te diriges. Hazlo.

Luego, edita el contenido para que quede bien. Edita el volumen, las imágenes, la luz para que se vea bien, se oiga bien. Para que el vídeo mantenga la atención de las personas que lo verán. Para que sea tan interesante que incluso lo compartan con sus amigos o conocidos. Hazlo.

Luego, haz que le llegue a quien crees que le interesa. Piensa dónde están. Piensa como se informan. Piensa como llamarles la atención para que te dediquen tiempo (ese tiempo precioso que a todos nos falta). Y luego, hazlo.

Luego, haz todo esto una y otra vez. Persiste. Insiste. Reinvéntate. Renuévate. Estate atento a las últimas tendencias, cambios de algoritmos y su puta madre. Y crea contenido cada semana, incluso varios a la semana, para llegar a crearte una audiencia a la que le interese lo que cuentas. Hazlo.

Y finalmente, vive con ello. Con los aplausos pero también con las críticas. Con los que te odian sólo por tener éxito. Con los que te critican por decir un taco o por no decirlo, por colgar una foto sin sujetador o con él, por hablar sobre un tema y no sobre otro. Y no dejes que te afecte. Hazlo.

Así que, cuando vuelvas a ver el anuncio de la Nancy Youtuber, piénsatelo dos veces antes de criticarla. Y cuando tu hijo, hija o hije se te acerque y te diga “quiero ser youtuber” o “quiero ser instagrammer” o “quiero ser blogger”, piénsatelo dos veces antes de decirle “eso son chorradas que no sirven para nada”. Quizás sea un buen momento para que aprenda a empatizar con las personas y escuchar activamente lo que les interesa, a escribir historias interesantes,  a hablar en público con un discurso coherente. Para que aprenda a grabar y editar vídeos o imágenes. Para que entienda como funciona el mundo online y las redes sociales. Para que sepa que si, que para tener éxito hay que tener suerte… Pero que la suerte te pille trabajando (y preparada).

Sinceramente, se me ocurren pocas pasiones que puedan preparar tan bien a mi hija para un futuro profesional tan incierto como el que se les viene encima. ¿Cómo podemos educar a nuestras criaturas para profesiones que hoy en día no existen? En mi caso no voy a educarla ni prepararla para una profesión o otra. Voy a acompañarla para que descubra qué le apasiona, para que descubra cómo aprender a hacerlo y para que sea persistente y cabezona en lograr lo que quiera conseguir.

Si logro estas 3 cosas me daré por satisfecho.

*dedicado a lo que pudo ser y no fue por no estar preparados para ello 



Más sobre educación:

El cole que quiero para vosotros

Mami, que sean cómo tu

Anterior

Los cuentos que (no) le leo a mi hija (ni a mi hijo)

1 Comentario

  1. Yo es que mira, te aplaudo con las manos, los pies, las orejas y porque no tengo más … Como siempre palabras que llevan a la reflexión desde el respeto. Un besazo

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén