Palabra de Pau

Padre de dos. Bloguero. Tuitero. Titiritero.

Categoría: Varios

Silencio, trenes y niños.

AVE Barcelona – Madrid. 20h. De vuelta después de un día de trabajo en Madrid. De esos de madrugar, de estar de pie, de sonreír y saludar. De estar a la vez pendiente de correos, llamadas y teleconferencias de mierda sin sentido.

ABRO PARÉNTESIS

Adoro mi trabajo, mi empresa y a todos mis compañeros menos algun@. Pero en una empresa grande tienes muchas posibilidades de encontrarte con reuniones en las que no pintas nada, con estar en copia en correos electrónicos en los que no pintas nada y en que te caigan marrones en los que no pintas nada. Mas o menos como cuidar a un hijo que tiene pataletas: te llevas berridos y gritos sin sentido.

CIERRO PARÉNTESIS

Total, que iba yo en el AVE ya de vuelta. Reservé los billetes con retraso (no el mío mental, que también, sino que lo hice con poco tiempo) y no pude pedir vagón silencio.

ABRO PARÉNTESIS

El vagón silencio es el mejor invento de la historia del ferrocarril desde que se inventaron el vagón restaurante. Puedes ir en un vagón en el que la gente habla igual pero tienes el derecho, el deber y la obligación moral de mirarles muy muy mal con cara de odio cuando lo hacen. En los vagones normales lo hago igual pero no mola tanto.

CIERRO PARÉNTESIS

Así que nada, me jodo aguanto y voy en un vagón normal. Yo iba con tres intenciones claras en mi viaje: dormir, ver capítulos de Netflix que me había descargado y llegar al nivel 400 del Angry Birds Blast. Todas estas tres cosas requieren concentración y esperaba que no me tocasen cerca seres de estos inmundos que van gritando y haciendo ruidos sin parar. Pero no tuve esa suerte.

Iba yo en unos asientos de estos de 4 con mesa. Genial porque puedes apoyar el ordenador, la botellita de agua y el móvil. Pues tuve la gran suerte que se me pusieron en el bloque de 4 de al lado. Y todo el puto viaje gritando, haciendo ruidos, riendo de una manera exagerada. Mi mirada láser fulgurante no servia de nada. Su comportamiento infantil me ponía de los nervios. No podía dormir. No podía mirar Netflix con sus ruiditos infantiles interrumpiendome. Y me había quedado sin vidas en el Angry Birds por su culpa.

ABRO PARÉNTESIS

Me gusta jugar a juegos tontos con el móvil. Me ayuda a no pensar, y a veces, no pensar es lo mejor que puedes hacer. Ese era uno de esos momentos. No quería pensar, porque pensar implicaba pensar en algo muy doloroso que me estaba pasando. Dolor de ese que está al acecho, que te ronda y al que no quieres dejar entrar.

CIERRO PARÉNTESIS

Intentar ignorar algo cuando te está molestando es imposible y contraproducente. Lo único que consigues es hacerle más caso, estar más pendiente y que te taladre más la mente. Pues eso me pasaba a mí. Empecé a obsesionarme y se me puso el #TocATope. Así que me puse a analizarlos para intentar empatizar con ellos.

El más mayor era sin embargo el más infantil. Estaba muy pendiente de lo que decía el de su izquierda y no paraba de reír-le las gracias e intentar llamar su atención. El de su izquierda era quien llevaba la voz cantante, el que más hablaba y monopolizaba la conversación interrumpiendo a los demás y haciendo bromas tontas y estúpidas.

ABRO PARÉNTESIS

No siempre el que más habla, el que más grita, el que interrumpe e impone su discurso es el que más sabe. Además muchas veces se apropia de las ideas de los demás y se las hace suyas. Pero es una técnica muy útil para parecer que sabes de todo aunque no sepas. En el mundo profesional, en las multinacionales, se usa muchísimo. Es una manera de destacar por encima de los demás en las reuniones. Esta técnica es muy utilizada por los hombres y los americanos, que les gusta ponerle nombres tontos a todo, le llaman Manterrupting y Bropropiating.

Aunque no sean de mi agrado total, me joden menos que otras artes oscuras del mundo profesional utilizadas para destacar, que se basan en criticar, rajar, despreciar y poner en evidencia a tus compañeros de trabajo sin que parezca que lo haces mientras de cara hacia afuera vendes que sólo buscas el bien del equipo.

CIERRO PARÉNTESIS

Los otros dos, como suele pasar en los grupos, eran más callados, y se limitaban a sonréir y a seguirle un poco la corriente al machito alfa del grupo. Sus comentarios giraban alrededor de la noche anterior y de sus hazañas de conquista, en las que todos estuvieron a punto de ligar en noseque discoteca (“diez minutos más y me la llevo al hotel”) pero al final no. Y de cómo habían arreglado tal ofensa hacia el género masculino (“porque son todas unas putas“) pagando los servicios de una meretriz.

ABRO PARÉNTESIS

Queridos desgraciados compañeros de viaje del AVE:

No, vuestras bromas no hacen gracia al resto. Son un insulto para la inteligencia humana, y si Darwin y la evolución biológica fueran 100% ciertos, seres como vosotros no deberían sobrevivir.

No, no estuvisteis a punto de ligar. Lo más seguro es que las pobres chicas a las que estuvisteis acosando la noche anterior no supieran como librarse de vosotras. Esas sonrisas pícaras que describís seguramente fueran sonrisas nerviosas de “cómo nos libramos de estos 4 gilipollas”.

No, no sois hombres de verdad. Sois seres insignificantes, inseguros, infantiles. Con vuestro pequeño cerebro e inexistente humanidad, hacéis que la rueda del machismo siga girando. Pagar por sexo es despreciable, y os hace aún más despreciables.

Y a los dos que hablaban menos: no tenéis porque seguir-le la corriente al machito alfa y al tontito del grupo. Podéis romper esa inercia porque es evidente que veis que no tiene sentido y os sentís incómodos. Vosotros dos sois los principales culpables de que esto siga pasando. 

CIERRO PARÉNTESIS

Estoy de acuerdo en que haya vagones del silencio en los AVEs. Pero los niños deberían poder ir en ellos, y así no tener que oír a semejante basura. Y a los adultos que os molestan los niños en el tren, los aviones, los hoteles, los restaurantes, los parques y otros lugares: os compadezco.

Si un niño es feliz y por ello ríe, juega, se divierte, grita… tienes un problema si esto te molesta. Seguramente tu vida sea gris, aburrida y triste, y eres de esas personas a las que les jode ver a los otros felices. Supongo que cuando veis adultos felices lo soportáis pensando que fingen, que son hipócritas y que en realidad por dentro son grises como vosotros. Pero cuando los niños ríen sabéis que son felices de verdad y eso no lo podéis soportar.

Si un niño está triste y llora, se queja, se pone nervioso, grita… tienes un problema si esto te molesta. Porque los niños son niños y expresan lo que sienten, y si no eres capaz de empatizar con un niño triste, es que por dentro estás podrido.

#StopNiñofobia

¿Porque existe la palabra feminismo?

No entiendo porque existe la palabra feminismo. En serio. Es una palabra creada por necesidad de rizar el rizo. Para destacar algo que no debería destacar. Si es que en el fondo la chocho tiene razón. Vaya ganas de hacer extrem-ismos como el feminismo.

Os pondré un ejemplo: racismo. Todos sabemos lo que es el racismo. Que odies a los negros es racismo. Que mires mal a los gitanos es racismo. Que cuando entra una mora en el metro con una maleta, pienses inevitablemente en que lleva una bomba es racismo. Que agarres más fuerte el bolso al subir unas rumanas al autobús…  lo adivinas: es racismo.

Otro ejemplo: homofobia. Los que odian, repudian o discriminan a alguien por su tendencia sexual. Los que usan maricón como palabra despectiva. Los que ven a una mujer empoderada y dicen “será bollera”. Los que ven a dos mujeres de la mano y piensan “a estas lo que les hace falta es un buen rabo”. Todo esto es homofobia.

Machismo, racismo y homofobia tienen muchas cosas en común.

Son enfermedades sociales causadas por desgraciados débiles cortos de mente unos pero que padecen otros. Es decir: el machismo lo sufren las mujeres, pero no es un problema de las mujeres.

Pero tienen una gran diferencia. Y es que no ser racista es lo normal. No ser racista es lo normal. Pero no ser machista no es lo normal, porque no ser machista es ser feminista. Porque se usa feminismo como definición de una excepción cuando no debería ser una excepción. No debería existir esta palabra, porque ser feminista es lo normal.

Peeeeeero es que no es lo normal. No todo el mundo lo entiende. No todos ven que ser machista sea malo, sea raro y haga daño. Lo tenemos tan metido en los huesos y en las entrañas que seguimos encontrando normal que las mujeres cobren menos, se cuiden de la casa, deban detener su carrera laboral cuando van a ser madres, deben cogerse ellas la jornada reducida, deben cuidar de los niños, de los maridos, de los padres… todo esto es lo normal. Es por eso que se crea la palabra feminismo: para visibilizar que lo que debería ser normal, lo que todos (menos los tarados) deberíamos pensar, pues resulta que no lo es.

Soy padre y (ya) sé lo que es un Total Look

Azul, rojo, amarillo, verde, naranja, rosa, marrón, gris y negro. Si me apuráis, añado el violeta y el blanco. Pero ya: no me vendáis la moto que no hay más colores. Con estos colores puedo hacer todos los miembros de la Patrulla Canina, los Power Rangers, las Tortugas Ninja o los amigos de Pocoyó.

Con estos conceptos básicos por delante, añado que me gusta elegir la ropa de mis hijos. Me gusta mirar, buscar, comprar y luego elegir que se pondrán cada día… aunque reconozco que no es la mayor de mis virtudes.

Por ello fue una grata sorpresa cuando Privalia me invitó al #PrivaliaKidsShowroom de sus nuevas marcas de venta exclusiva en Privalia de moda infantil. Ellos si que saben apreciar mis ideas y conjuntos, y no la pesada de mi mujer. Nos presentaron cuatro marcas muy chulas de ropa para niños: Lola Palacios, Little Celebs, Lili & Klaus y Tippi. Cada una tiene su personalidad y su representación, pensada para diferentes estilos y momentos. Si queréis saber más de ellas, en la Crónica del evento en Madresfera tenéis todos los detalles. La verdad, me hubiera llevado ropa de cada una de ellas, pero estaba puesta de una manera tan ordenada que hasta sabía mal robar algo…

Aprendí mucho, porque organizaron una super mesa redonda en la que entre otras cosas aprendí que las faldas de tul rosas son lo más, que el marrón no se lleva y lo que es un Total Look. Un Total Look es lo que viene a ser un conjunto pero dicho de manera molona: tu preparas una camiseta, un jersey, unos pantalones, unos calzoncillos y unos calcetines que queden bien, y ya tienes tu Total Look. Si eso lo cuelgas todo en la misma percha, es mucho más práctico porque no tienes que estar pensando cada día.

Os voy a demostrar lo que aprendí. Mi Total Look preferido para P (varón, 3 años, guapo cómo su padre) seria el siguiente:

zapatos P

Deportivas Angelitos

Bermuda Levis

Bermuda Levis

Camiseta Little Mark Jacobs

Camiseta Little Mark Jacobs

Chaqueta BillyBandit

Chaqueta BillyBandit

¿Como lo ves? ¿Apruebo el examen Total Looks?

AYUDA! He perdido a mis hijos!

SOCORRO! SOCORRO! He perdido a mis hijos. Soy un desastre. No se como ha pasado, la verdad, pero necesito recuperarlos. 

Todo iba de fábula. Cambié de trabajo con nuestro primer hijo para poder conciliar mejor. Monté mi propia empresa, y aunque no funcionó todo lo bien que desearía, me permitió pasar mucho tiempo con él. Pero la inestabilidad económica pesaba mucho, así que tuve la suerte de encontrar un trabajo en una gran empresa con mucha flexibilidad y políticas de conciliación antes del nacimiento de nuestra hija pequeña. Aún y trabajar para otros, podía organizarme muy bien mis horarios; llevaba al mayor a la guarde cada mañana y dos tardes a la semana lo recogía y junto con mi otra hija pasábamos la tarde juntos. 

niños perdidos

Dicen que si pones una rana en una olla con agua fría, estará a gustito porque el agua es de la temperatura que le gusta. Pero si vas calentándola poco a poco, su cuerpo instintivamente se irá calentando para estar acorde con el agua que la rodea, hasta un punto que morirá escaldada sin haberse dado cuenta de que ya no estaba tan a gusto como se pensaba.

He perdido a mis hijos. Ya no juego con ellos, porque llego tarde a casa, cansado, cabreado y estresado. He perdido a mi mujer, porque no tengo tiempo para estar sólo con ella. Y me he perdido a mi mismo, porque tampoco tengo tiempo para mí.

Esto ha sido una pesadilla. Os la cuento para que no me ocurra. Os la cuento para que me prevengáis si veis que va a ocurrir, porque como la rana, no me doy cuenta de que poco a poco me voy dejando llevar.

Sello de calidad: probando pañales

Nooooo! No me vais a ver en pañales… no tendréis esa suerte. Porque los amigos de Dodot no tienen pañales de mi talla (2 metros, 115 kilos) y porque este blog no va de eso…

Hoy me lo he pasado pipa… he creado agua de color azul. La he tirado en pañales. Los he cortado por la mitad… Pero empezemos por el principio.

El principio

El principio

Tengo dos peques, P de dos años y medio y G de 5 meses. Así que recibí ración doble de pañales! G aún no anda, así que los pañales casi no se nota si cuelgan y no. Perp P es un trasto. Se mueve mucho, bebe mucho (Agua, leche, zumo… nada con alcohol) y no para. Además es alto y grande para su edad. Así que hasta la cercana operación pañal, necesitamos un pañal que le quede bien sujeto y que le sea cómodo para poder disfrutar haciendo el trasto. Mi faceta de ingeniero me ha empujado a participar en esta prueba, y ver si realmente hay diferencia entre unos pañales y otros.

Pero no sólo eso. También por un nuevo descubrimiento. He descubierto que el pipí que se ve en los anuncios no es de un grupo de Pitufos que trabajan para los departamentos de calidad de Dodot… sino que lo hacen con unos polvos azules (que decepción).

Polvos azules

Polvos azules

 

Con la orina azul ya en vasos, llega el momento divertido: el Experimento. Tirar el contenido de los vasos en los pañales y ver lo que pasa. La primera impresión es que son iguales… los dos absorben el líquido rápido. La segunda impresión también: al cabo de nada de haber tirado el líquido, los tocas y están más secos que el desierto de Arizona!

Parecen Iguales

Parecen Iguales

Así que dónde está la diferencia? Porque si Dodot dice que son diferentes, y los equipos de I+D se han pasado meses o años desarrollando una nueva tecnología… algo habrán hecho no?

La diferencia está en el interior. El interior es diferente. No sólo llevan la gelatina esta que hace que el pipi entre y no sale. El nuevo pañal además lo lleva encapsulado en “canales”, lo que supongo que ayuda a repartir el peso en todo el pañal. Al no acumularse toda la gelatina en la misma punta, los pañales no cuelgan!

Los canalitos azules

Los canalitos azules

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén