Palabra de Pau

Padre de dos. Bloguero. Tuitero. Titiritero.

Categoría: Startup (Página 1 de 2)

Keep Calm and Slowpreneurship

Si estás emprendiendo este post es para ti; a no ser que entre tus objetivos estén hacer una ronda de financiación, tener Business Angels, presentar delante de una firma de Capital Riesgo y vender el 13% de empresa que te quede por una millonada. Si este es el caso, por favor, vete de aquí.

Pero si estás emprendiendo porque te mola lo que haces, porque te lo pasas bien y porque quieres seguir haciéndolo hasta que te canses (y te aseguro que eso pasa), este post es para tí.

En el primer camino, el de las rondas de financiación, habrá mucha gente que gane dinero SEGURO, pero tu lo más probable es que no. Ganarán dinero los asesores que durante ese camino se ofrezcan, cual Lobo de la Caperucita Roja, a enseñarte el camino dorado del emprendimiento a cambio de unos modestos honorarios o de un % de tu empresa. Ganarán dinero las entidades que se ofrezcan a tramitarte préstamos, subvenciones y financiaciones varias a cambio de un % del dinero que te consiguen (si, te lo consiguen ellos, pero lo devuelves tú… incluso la mordida que ellos se quedan). Ganarán dinero los auditores, consultores y contables que deberás contratar para confirmar que los datos que has dado para obtener ese préstamo son reales. Ganarán dinero los buitres que se quedarán una parte de tu empresa para ayudarte a llegar lejos. Pero no te olvides que, aun y teniendo a todos estos subidos al barco, el único que de momento está remando eres tú.

La Caperucita y el Lobo

 

Así que tómatelo con calma, no tengas prisa porque quizás al final llegues a un sitio al que no querías ir… como esas noches de farra con pocas ganas y mucho alcohol en las que el conocido de un amigo tuyo os acaba llevando a un local con humo y luces rojas.

Ten claro lo que te gusta hacer, lo que te divierte. Lo que te mantiene despierto por la noche y lo que te hace despertarte temprano cada mañana (a parte de los hijos, que eso también es un emprendimiento… pero de los que ni calma ni slow ni leches). Mantente focalizado en hacer lo que te gusta y en hacerlo bien, en ser el mejor del mundo en ello. Encuentra quienes lo valoren y haz que lo valoren. Mantente fiel a tus principios todo el tiempo, no te perviertas por promesas de futuros ingresos. Trabaja duro, equivócate rápido y aprende de ello. Haz de tus errores de hoy las mejoras que implementarás mañana. Rodéate de gente positiva, que crea en tí y en tu proyecto y que aporte valor desde el primer momento. Hoy harás mejor lo que hiciste ayer, y mañana mejorarás respecto a hoy. No tengas prisa por crecer. Ante las decisiones importantes, piensa si realmente te ayudan a llegar a dónde quieres llegar, o si te está influenciando lo que se supone que deberías hacer.

Yo fui de los primeros, y fue un gran error. Y aún y así, pensé que ese era el único camino del emprendimiento. Pero por suerte, mi poder de convicción no fue suficiente. Y la Caperucita se comió al Lobo.

Startups y multinacionales y viceversa

De una multinacional a una startup: acelera que es bajada!

Adaptarte a una startup cuando vienes de una multinacional no es fácil. No tienes jefe. No tienes horario. Nadie te controla. La procrastinación llama a tu puerta a cada segundo, pero por el otro lado, haces lo que quieres y persigues un sueño; no hay motivación mejor. Esa, y la de tener que conseguir ingresos lo antes posible.

startup vs corporate

Pero lo haces. Rehaces tu manera de trabajar y de pensar. Rehaces tus hábitos, tus tareas, tus prioridades. Trabajas más y mejor, pero por arte de magia también concilias mejor. Aprendes a priorizar de manera muy práctica, porque nadie te pide que hagas nada… sólo la realidad de tu día a día. Pero a veces con todo eso no basta  y llega el fracaso.

Pero después viene una nueva oportunidad, a veces sin buscarla. Y en mi caso, en otra multinacional, no en una startup. Aterrorizado, porque sabes que después de catar los elixires del edén del emprendimiento, te será difícil volver al corsé de la multinacional. Además, en un sector muy regulado y poco amigo de los cambios rápidos. Pero esto también es un reto, porque no contratas a un payaso para hacer llorar. Lo contratas para que haga reír.

Así que esta es la misión: startupear una multinacional. 

¿Lo conseguiré? Keep reading, my friend.

Fabriquemos Niños Emprendedores #7Dias7Posts

No me puedo imaginar un perfil de emprendedor mejor que un niño. Un niño piensa que puede conseguirlo todo. Un niño se obsesiona con las cosas que le gustan y no les hace caso a las que no le gustan. Un niño no para de imaginar y de pensar. Un niño juega todo el tiempo y vive para ser feliz. Un niño es valiente, intrépido, aventurero pero a la vez mide los riesgos. Intenta las cosas una y otra vez hasta conseguirlas.

Un niño se las ingenia para conseguir lo que quiere. Lo intenta por si mismo o pide ayuda a quien sabe que puede hacerlo. A los papás y mamás enseguida nos asignan poderes en función de nuestras habilidades: curar, jugar, proteger, dormir, comer, pasear.  Y usan todos sus recursos para que les ayudemos en lo que necesitan de nosotros. Un niño está sólo en una playa sin nada alrededor, y encuentra la manera de que se convierta en un campo de juego.

Buscando piedras

Buscando piedras

Y el mundo necesita de los niños. De niños que sean niños. Niños que jueguen, que canten, que salten, que bailen. Que molesten a los mayores a los que les molestan los niños. Que no se cansen de ser niños y que no dejen de serlo por el mero hecho de que los mayores les empujemos a ello.

Un emprendedor es como un niño. No se plantea que algo no puede hacerse. No piensa en sus limitaciones ni en las veces que le han dicho “no”. No se frena ante el primer tropiezo, ni deja de intentarlo cuando no lo consigue. Un emprendedor pivota, busca nuevos caminos, nuevas soluciones. Se junta con gente que sabe más que él para hacer equipo.

El mundo necesita emprendedores. Los emprendedores mejoran el mundo. Esto es así. Solucionan cosas que deben ser solucionadas, incluso cosas que no sabíamos ni que eran un problema. Piensan nuevas y mejores maneras de hacer las cosas. Cambian las cosas, porque saben que pueden cambiarlas.

Así que fabriquemos Niños Emprendedores. El mundo nos lo agradecerá.

Suerte Injusta #7Dias7Posts

La suerte es injusta, por definición. No se basa en el esfuerzo, en la constancia, en los méritos o en la necesidad. Se basa en el azar.

Hoy hemos tenido suerte. Nuestro hijo ha podido entrar en la escuela que nos gustaba para él. La que queríamos. La única que hemos visitado, porque era la única que creíamos se adaptaría a lo que entendemos que debe ser una escuela.  Hemos tenido la suerte de que el número de desempate y el nuestro están suficientemente próximos para que seamos uno de los 52 elegidos. Otros 40 se han quedado fuera. 40 niños cuyos padres tienen ahora un marrón encima de la mesa, por mala suerte.

Suerte injusta

Suerte injusta

 

Porque ellos también creyeron que esta escuela era la mejor para sus hijos. Seguramente se miraron otras, las visitaron, preguntaron, lo hablaron y analizaron posibilidades. Sabían que en esta escuela había menos opciones de entrar que en otras, y aún así, decidieron apostar por esta. Pero se han quedado fuera por mala suerte.

Porque cuando ves algo que quieres para tus hijos, vas a por ello. Si es esta escuela dónde quieres que les eduquen, que les enseñen, que les acompañen y en la que estás convencido que va a forjar parte de su futuro, no piensas en estadísticas, en números, en porcentajes.

Ahora estos padres tienen un mes por delante de incertidumbre, de tensión y de nervios. Porque dentro de un mes, otra máquina les dirá cual de las escuelas QUE NO HAN ELEGIDO va a encargarse de sus hijos.

No digo que no me alegre de nuestra suerte. Me alegro y mucho. Estoy encantado de que mi hijo haya tenido la suerte de tener lo que creo que es mejor para él.

Pero no es justo.

No seas niño #7Dias7Posts

No grites. No saltes. No toques. No juegues. No cojas eso. No corras. No pintes ahí. No hagas ruido. No te ensucies. No mojes eso. No molestes. Prohibido jugar en el parque. Prohibido abrir las bolsas de patatas en el supermercado. Prohibido hablar en la biblioteca. Prohibido saltar en las camas del ikea. Prohibido correr por los pasillos del cole. Prohibido gritar por la calle.

No seas niño.

No te lleves a tus hijos a una boda que molestan. No vayas con tus hijos a la reunión de su escuela. Ni se te ocurra ir con ellos a un funeral.No cuestiones como se hacen las cosas en tu trabajo. No intentes ser feliz con lo que tienes. No sonrías, no expreses, no grites, no llores, no vivas.

¿Papá, que es emprender?

Emprender, esa gran palabra… Pues emprender es conseguir algo que te apasiona pero que es difícil. Emprender es ver esa dificultad y aún así ir a por ello. Pensar como lo vas a solucionar. Planificar que te hace falta para solucionarlo. Buscar y conseguir lo que no tienes. Si hay algo que no sabes hacer o que no se te da muy bien, buscar alguien que lo sepa hacer. Si hay algo que no merece la pena hacer, no perder el tiempo en hacerlo. Empezar con una solución sencilla y luego ir mejorando.

Me dijiste el otro día que querías hacerte una cabaña en un árbol. Me parece genial, y te dije que adelante… pero por dónde empezar?

Primero, debes pensar en todo lo que tiene que tener tu cabaña. Sencilla, simple, básica. ¿No hace falta que sea un cohete para ir a la luna no? Una escalera para subir, unos tablones para hacer de suelo y algo para cubrir el techo por si llueve. Cuando la tengas hecha ya veremos como mejorarla!

Luego, debes pensar en si tú sólo puedes hacerlo todo o si necesitas ayuda… Sabrás hacerlo todo? Podrás construirlo tu sólo o te irá bien tener alguien que lo haga contigo? Ya sabes que sólo se va más rápido pero con gente se va más lejos!

Además, necesitas muchas cosas para construirla… maderas, cubiertas, herramientas, clavos… tienes todo eso? Que te falta? Quien puede dártelo? A cambio de que?

Ya has pensado en que quieres, con quien lo harás y que te hace falta… ahora toca empezar! Porque planificar está bien, soñar es divertido, pero para que se conviertan en realidad toca avanzar!

Porque emprender es eso… es tener un sueño, es pensar como conseguirlo, es hacerte un plan… pero también es empezarlo y darte cuenta que no todo es tan perfecto como te pensabas!

¿Quien investiga a los raros?

Hoy es el Día Mundial de las Enfermedades Raras. Hoy es uno de esos días raros de por sí. Sólo ocurre cada 4 años.

Esto de los días mundiales tiene su cachondeo… porque cada día es el día mundial de algo, de algo que tiene sentido, de algo que hay que defender. Siempre son cosas grandes, grandilocuentes, con impacto. Día Mundial del Agua. Día Mundial de la Mujer. Día Mundial del Padre (no del hombre, ese no se merece un día). Día Mundial del Trabajo.

En enfermedades, muchas tienen su día. Cáncer, Cáncer Infantil, Asperger, Enfermedades Venosas, Linfedema, Riñón, Glaucoma, Riesgo Cardiovascular… y sólo voy por mediados de Marzo! Pero hay unas 7.000 enfermedades que se les llama raras, y tienen un día para todas ellas.

Son raras por muchas cosas. Porque son poco comunes (depende del país el criterio varía). Su día sólo hace 8 años que se celebra. Y son raras porque nadie quiere tratarlas.

Me explico: los pacientes, los familiares y los médicos quieren curarlas. Quieren atacarlas. Quieren destruirlas. Las organizaciones de pacientes quieren mejorar su vida y su bienestar.

¿Pero quien investiga una enfermedad con tan pocos pacientes?

¿Que empresa privada destinaría cantidades ingentes de dinero para desarrollar algo que va a necesitar menos del 0,05% de la población?

Ninguna en su sano juicio. Porque son empresas, no ONG’s. Porque tienen intereses económicos, como es lícito, y accionistas que exigen resultados. Estas empresas centran su esfuerzo en enfermedades que afectan a muchas personas en todo el mundo. Así obtienen beneficios pero también así benefician a mucha gente.

En EEUU se aprobó en 1983The Orphan Drug Act para proteger y desarrollar Medicamentos Huérfanos. En la Unión Europea existe una regulación de 1999 que protege estos medicamentos para que sean más comercializables.

Pero deberían ser los estados los que garantizasen el derecho a ser curados y cuidados de estos miles de pacientes afectados por Enfermedades Raras. Deberían ser los estados los que investigaran y desarrollaran tratamientos eficaces. Porque el sector privado llega hasta dónde llega, y está para lo que está. Pero el público debe complementarlo.



El post que nunca querrías escribir

Ayer nos dieron una mala noticia.

De esas que te puedes esperar pero que te duelen igual.
De esas que te hacen aparentar entereza pero desgarran por dentro.
De esas que afectan a una persona pero que nos dejan tocada a toda la tribu.
De esas que te hunden pero que te obligan a reflotar.

De esas noticias que hacen significarnos a todos. Al afectado, que antepone a los demás por delante suyo. De los demás, que lo antepondremos a él por delante nuestro. De los peques, que son los que menos sabrán del tema pero los que arrojan luz a la oscuridad, felicidad a la amargura.

Es en estos momentos en los que piensas si estás diciendo todo lo que quieres decir, abrazando a todos lo que quieres abrazar, besando a todos los que quieres besar. Así que voy a ello.

A ti Yayo, porque te haces querer a tu pesar. Porque has disfrutado la vida como la has sentido, viviendo cada momento. Te quiero.

A ti Abu, porque vives por y para los demás. Porque a generosidad y entrega no te gana ni Teresa de Calcuta. Te quiero.

A ti Avi, por tus silencios que dicen tanto si los quieres escuchar. Y por haberme empujado a ser mejor persona. Te quiero.

A ti Àvia, por ser el pegamento que mantiene la tribu unida. Por estar siempre ahí, sea cuando sea, sea para lo que sea. Te quiero.

A ti, tita alicantina, porque has guiado y cuidado de coco. Por ser el faro de la nueva tribu a la que tanto quiero. Te quiero.

A ti, tita alicantina adoptada, por aportarle luz y felicidad (y perros) a la tita alicantina. Y por las trufas. Te quiero.

A ti, tita deportista, porque has sido la mejor hermana mayor posible, abriendo puertas y caminos y volviendo cuando hacía falta. Te quiero.

A ti, who is that men, porque estás sin estar, eres sin ser pero haces feliz como lo necesitas. Te quiero.

A ti, tita londinense, por ser la sensibilidad de la tribu. Por emocionarte y abrazar como los otros deberíamos hacer. Te quiero.

Μπορείτε , Ελληνικά Τίτα , επειδή μπορείτε να πάρετε για να ανάψει το καλύτερο από αυτό , και θα είναι πιο ευτυχισμένοι από ό, τι ο καθένας . Σ ‘αγαπώ .

A ti, tito alemán, por enseñarme tantas y tantas cosas que quizás debería haberte enseñado yo a ti. Te quiero.

A ti, tita hospitalaria, por tus locuras, inocencia y amor incondicional. Por las noches de hospital un poco menos. Te quiero.

A vosotros peques, por ser al luz y alegría en estado puro. Por haberle dado la vuelta a mi vida. Os quiero.

Y sobretodo a ti, mi amor, por ser como eres. Por haber persistido para hacerme ver lo que yo no veía, que somos dos almas que se han juntado para no separarse nunca más. Te quiero.

Así que si aún no lo has hecho hoy, dile "Te quiero" a cada persona que quieras.

Business Plan

Post de invitada: Emprender con los almunis

Niños emprendedores

Este es su blog, el blog de dos Almunis, que con su permiso, me dejarán añadir los Almunis inquietos, despiertos y atentos a todo lo que ocurre a su alrededor, implicados y aplicados, pero sobretodo, amantes de aquello que hacen y con aquellos con quien comparten.

Creo que ya iba siendo hora de que alguien hablara de ellos (que no sean ellos mismos, vaya), porque si leéis este blog, podéis ver que son “niños emprendedores”, pero en verdad…son mucho más. Y os preguntareis ¿y tú que tienes que ver con ellos? Yo afortunada tuve la suerte de cruzarme un sábado noche con Almuni R. hace ya casi 5 años, y des de entonces no he parado de vivir mil y una cosas tanto con el como con Almuni P y su tropa (R. & P. G.) y el resto de Almunis que componen esta gran familia.

Después de 5 años compartiendo con ellos, y después de bastante tiempo pensando que les debo unas palabras con tantos hospitales de por medio (otro día, esa historia quizás) he pensado que no hay mejor manera de hacerlo que utilizando su blog, y mostrando un poco más de estos “niños emprendedores”, porque creo que os perdéis muchas más facetas que tienen.

Realmente, ¿quién son? Bajo mi punto de vista, dos niños grandes (por dentro y por fuera) que emprenden todo lo que hacen, si, y hacen todo y más para emprender cosas y aventuras nuevas, y esas ganas de hacer, de vivir, de aprender… se acaba contagiando. Se contagian muchas otras cosas, como su sentido del humor peculiar o su despiste general, pero también saben contagiar la alegría por las cosas más mínimas como una sonrisa de buenos días (que estoy segura que hay de esas en casa de Almuni P. también), contagian las ganas de aventura, sea una aventura cambiando pañales al pequeño P. (aunque ya más grande de lo que nos gustaría a todos) o a la pequeña G. (que cada día está más despierta) o simplemente poniendo toda la vida en dos maletas de Vueling de 23kg y un par de trolleis.

Seguramente si leéis estas palabras podéis pensar que no soy imparcial, pero creerme, lo soy y mucho. Yo elegí a un emprendedor, apasionado y feliz Almuni, sin nada ni nadie que me obligara, únicamente por aquello que es, que fue y que será, por su mente inquieta e incansable, que cada día se levanta con ganas de más (y no nos engañemos, algunos días malos en que esas ganas no están, he aprendido a ser la “almuni suplente” que necesita). De rebote tuve la suerte de llevarme a un pack entero de Almunis & CO, que comparten esta aventura día a día, simplemente porque ellos tienen algo único que no tiene nadie más.

Espero que con mis palabras hayáis podido entender un poco más este par de mentes emprendedoras, que les encanta jugar, pero sobretodo, un par de increíbles personas.

Gracias por dejarme ser parte de vuestras vidas.

M.

Fracaso

Fracaso: Falta de éxito o resultado adverso.

Sin tapujos, sin medias verdades, sin “pero aprendí mucho”. Mi proyecto emprendedor fue un fracaso.

Fracaso porque no conseguí llevarlo dónde esperaba. Pivoté y pivoté, como si fuera Hakeem Olajuwon en uno de sus famosos movimientos de “El Bailarín de Claqué del Cotton Club”. Pero de tanto pivotar quizás acabé mareado, sin saber hacia dónde ir. No tener claros los pasos a seguir para el proyecto fue mi primer error.

Fracaso por no conseguir involucrar a todos en una misma dirección. No supe liderar, no tomé las riendas, no quise tomar decisiones drásticas pero necesarias al inicio y luego lo pagué. Algunos me siguieron, y les estaré eternamente agradecidos, pero no supe hacer lo mismo con los demás.

Fracaso porque no lo ví venir. Perdí mucho tiempo pensando que tenia sentido, cuando era evidente que ya no lo tenía. Dejarlo varios meses antes hubiera sido lo lógico, viendo que no arrancaba como esperaba y que seguramente yo no era la persona ideal para liderarlo.

 

Fracaso por dejarlo rápido, sin barrer el suelo antes de cerrar la puerta. A veces cortar por lo sano es lo mejor, pero hay que hacerlo bien, y yo no supe hacerlo. Tuve prisa en irme y dejarlo, porque vi claro que era tarde y que debería haberlo hecho antes.

Fracaso por perder una gran oportunidad. Una oportunidad de crear lo que creía que tenia sentido, de convertir una idea en realidad. De demostrar que pasar de la idea a la acción es posible.

Vuelve a intentar

Shoot Again

Fracaso por haber perdido las ganas de emprender. No es para mí, al menos ahora. No tengo ganas, no quiero volver a intentarlo. Ser emprendedor no es sexy, no mola, no tiene glamour. No el que te venden antes de serlo.

Han salido cosas muy buenas de estos fracasos, pero las dejaremos para otro día.

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén